Elite: Dangerous en el 30 aniversario de Elite

20 Sep 2014 | Categories: Videojuegos | Posted by: Cristian Rodriguez Landeira

Hoy se cumplen treinta años del lanzamiento de Elite, una revolución técnica para época que ofrecía un apartado gráfico y una jugabilidad que dejaba pequeño todo lo visto hasta el momento. Hijos espirituales de aquél título serían juegos a la postre mucho más reconocidos como los Wing Commander o incluso EVE:Online.

Pero el tiempo pasa para todos y David Braben, padre de la criatura junto a Ian Bell, pasó a un segundo o tercer plano mientras sus sucesores en esto de la exploración, combate y comercio espacial como Chris Roberts y compañía se hacían con la fama. Y es algo injuto por lo pionero de Braben y que posteriormente fuera también uno de los impulsores de la fundación Raspberry Pi, pero eso ya es otra historia.

El caso es que el tiempo pasa y mientras la compañía de Braben, Frontier Developments, saca con no tanto éxito Frontier: Elite II y Frontier: Firts Encounter… incluso se dijo que habían empezado a idear lo que sería Elite Dangerous en 1998… pero lo abandonaron para salir adelante con otros títulos, especialmente adaptaciones a consola de otras franquicias, llegando hasta nuestros días con la creación de los simpáticos Kinectimals para Xbox 360. Pero Braven tenía una espina clavada y, en pleno boom de los proyectos financiados por Kickstarter, el 6 de noviembre anuncia el kickstarter de Elite: Dangerous. Pretendía recaudar dinero para crear una versión actual del mítico juego con, además, apartado multijugador.

Elite Dangerous: las estrellas más clásicas

A diferencia de Star Citizen, con quienes intercambiaron incluso anuncios de apoyo en sus respectivas campañas, el proyecto de David Braben iba a seguir un estilo más clásico. Ya contaban con el equipo de desarrollo que se iba a encargar del proyecto, Frontier Developments, y este iba a ser un proyecto de dimensiones pre-fijadas. Nada de ir aumentando su horizonte de forma tan exagerada como lo que ha ido sufriendo el de Chris Roberts. Pese a no contar con alguien tan reconocible para el gran público como Chris Roberts la campaña logra sus objetivos y comienza el desarrollo.

Los donantes de dinero a su campaña, así como quienes estaban dispuestos a pagar más, tenían acceso a las primeras fases de desarrollo pero ni votaban nuevas cosas a añadir ni tenían mucha más mano que hacer sugerencias. Esto ha permitido que en el mismo tiempo el desarrollo de Elite Dangerous haya avanzado mucho más rápido y ya nos encontremos en fases avanzadas de su desarrollo que son las que hemos podido probar ahora con algo más de profundidad.

Partiendo de la nave

Lo notas nada más ponerte a los mandos de tu nueva nave. Elite Dangerous se ha creado partiendo de la nave hacia fuera. Las sensaciones, los controles, el radar (heredero del original pero implementado de forma muy útil en esta entrega), todo es algo que denota que Elite Dangerous parte de la premisa que lo primero era tener el control sobre la nave y luego todo lo demás. No es tan pomposo como cuando te pones a los mandos de una nave de Star Citizen, donde la vista se te va a todos lados con tantas luces, señales y paneles tanto físicos como digitales. El primer contacto con los mandos de Elite Dangerous es como la primera vez que estuviste al volante de un coche: reconoces los controles. sientes su potencial… y te encuentras igual de perdido. Incluso cuando ya has aprendido a moverte, disparar y has causado tus primeras bajas te faltará aprender bastante para tener un control adecuado de la nave (sistemas de gestión de energía, cómo funcionan los sistemas de detección, cómo evitar la detección…incluso cómo atracar en las diferentes bases). Podría pensarse que los “escenarios de combate” que te ofrecen, donde puedes practicar algunas de estas técnicas por descubrir, serían los lugares adecuados pero de momento sólo te dicen qué hacer, no cómo.

Así, por ejemplo, tenemos una misión en la que tenemos que acabar con tres naves enemigas en modo sigiloso sin que la escolta que llevan se percate de nosotros. Sí, te dicen qué indicadores señalan el nivel de calor que emites, te sugieren que uses los cañones en lugar del laser y… ya está. No te dicen que pulsando el botón correspondiente tienes el vuelo en modo silencioso, ni que al estar en este modo si abusas de él se sobrecalienta la nave, ni que para evitar este sobrecalentamiento hay un botón que permite bajar mucho la temperatura de la nave… En definitiva: no te explican cómo hacer lo que te mandan hacer. Un enfoque mucho más clásico y duro para un jugador que tendrá que mirar en manuales o foros cómo realizar esta y otras maniobras. Por suerte el meterle algo de tiempo y aprender a manejar la nave se ve recompensado, pero este primer choque puede ser algo frustrante las primeras veces.

La libertad y sus peligros

Una vez que ya has realizado esas primeras misiones y ya te metes con el modo de juego por defecto, ese en el que al fin eres dueño de tu futuro, amo de tu destino y… no sabes qué hacer. Apareces en mitad del espacio, en tu nave, con sólo una gran estación que ves a unos cuantos kilómetros pero sin saber bien qué hacer. Menos mal que en tus paseos por la web oficial del juego ya has visto que, para empezar a tener algo más de dinero, debes ir a esta estación, pedir permiso para entrar (otro apartado que aprendes a las malas), atracas en el puesto que te corresponde de la mejor forma que puedas y ahí ya empiezas a decidir qué será de tí. Puedes en estas bases mirar los tablones de anuncios para ver qué misiones te ofrecen, repostar, reparar y comprar mejoras para tu nave o incluso comprar naves nuevas, comprar mercancías para hacer negocio transportándolas a lejanas bases donde puedas sacar tajada de la diferencia de precios… tú decides.

Es el gran arma con el consecuente peligro de Elite Dangerous. No se te dice qué hacer, eres libre de ser y hacer lo que quieras en este universo generado de forma procedural. ¿Que te quieres dedicar a comerciar? Perfecto. ¿Mercenario que se dedica a cumplir encargos de liquidar enemigos? Sin problema.¿Chico de los recados que se dedica a llevar mercancías del punto A al punto B en el tiempo estipulado? Adelante Frank Martin espacial. Es la gran virtud del juego: tú decides qué quieres ser y hacer… lo cual puede ser su mayor lastre si no tienes claras las opciones.

El espacio, la distancia, el vacío

Otro elemento peculiar de Elite: Dangerous es su sistema de los saltos entre sistemas. Una vez sepamos dónde queremos ir debemos trazar nuestra ruta entre los diferentes sistemas solares. En un mapa estelar más general vemos las diferentes vías de conexión entre diferentes sistemas, limitados en ciertos casos por límites de masa transportada. Teniendo en cuenta que tenemos una cantidad de carburante limitada tendremos que estudiar con detenimiento qué rutas tomar y no olvidarnos de repostar si vemos que vamos a estar ajustados en cuanto a energía (uno nunca sabe cuando va a tener que hacer alguna parada o desvío extra). Se supone que entre salto y salto entre sistemas nos podrán atacar, aunque de momento no he sido testigo de ninguno de esos ataques. Esto hace que, sobre todo al principio con las misiones más sencillas la sensación de estar viajando entre zonas vacías pueda asaltarnos. Poco a poco, una vez vamos soltándonos más con el equipo y demás podremos ser algo más aventureros y, si nos place, investigar señales perdidas o una vez nos puedan atacar tener algo más de tensión, pero de momento y en este estado de la beta es lo que hay.

Un futuro cercano

Aún se encuentra en fase beta y le queda camino por recorrer, pero las mecánicas parecen sólidas y con cada nueva actualización Frontier Development van dejando el juego más pulido, con más opciones y más variedad tanto en entornos como en naves. Más allá de que se quiera comparar con otros títulos,o no, Elite: Dangerous va tomando forma a buen ritmo y sin duda será una buena opción para quienes quieran explorar el espacio de forma más profunda que simplemente acelerando y disparando.

Elite: Dangerous está disponible en su web oficial y además por el 30 aniversario permite descargar Elite gratis desde su web.

Elite: Dangerous en el 30 aniversario de Elite was last modified: Septiembre 20th, 2014 by Cristian Rodriguez Landeira
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario